Ir al contenido principal

CHARLES MINGUS: AH UM



Charles Mingus está en el punto de mira de Radio Jazznoend. Su música compleja, osada y comprometida, siempre nos ha fascinado. Y tal vez las portentosas cualidades de Mingus como compositor y arreglista, encontraron su máxima expresión en el álbum Ah Um, Un sorprendente collage musical, un viaje cargado de swing que nos lleva desde los mismísimos albores de esta música que llamamos jazz, hasta un futuro que, aún hoy en día, ningún otro músico ha alcanzado. De toda esta música y mucho más, podréis disfrutar en nuestro próximo programa, pero, para ir haciendo boca, recuperamos hoy la reseña que de este seminal registro, escribió hace años nuestro buen amigo Coltrane...

________________________________________


Un muy buen año para Charles Mingus y para todos sus seguidores. En 1959 grabó otras dos obras maestras como "Blues And Roots" (para Atlantic) y "Mingus Dinasty", también para Columbia.  En este disco, generalmente considerado como su obra mas equilibrada y perfecta, Mingus utiliza como instrumento para la exposición de sus teorías musicales un plantel excepcional de músicos, todos ellos fieles seguidores de su particular religión.

Lo primero que el aficionado nota en esta y otras grabaciones clásicas del Mingus de los 50 es el férreo y probablemente dictatorial control del Mingus lider sobre el discurso musical de los miembros del grupo. Ello era necesario porque en el genio creador de Mingus ya convivían plenamente dos conceptos contrapuestos (libertad y control) que proporcionaban a su música ese aliento puramente jazzístico pero de una perfección formal inmaculada y cristalina. Por este método Mingus extrae lo mejor de los músicos de la sesión. Nunca Horace Parlan ha tocado tan bien, tan en su sitio, dotando a los distintos temas de una base armónica tan sutil como efectiva. Tanto Booker Ervin ( Goodbye Pork Pie Hat) como John Handy ( Open Letter to Duke) proporcionan los mejores solos de su competente historial en los espacios que los arreglos de Mingus dejan a la necesaria improvisación de los instrumentos solistas. Por su parte, Shafi Hadi evoca eficazmente a Parker en Bird Calls, y los trombonistas Dennis y Knepper ejercen una función eminentemente contrapuntística pero sin perder protagonismo como lo demuestran en Jelly Roll, proporcionando esas referencias al jazz antiguo tan necesarias en un homenaje al pianista de ragtime J.R. Morton.
Hablando de homenajes, en este disco todo lo es. Aparte del mencionado Morton, tenemos a Ellington y Johnny Hodges en Open Letter to Duke, Parker y el be-bop en Bird Calls, Lester Young en Goodbye Pork Pie Hat y, por que no, Mingus en Self Portrait in Three Colors. También homenaje pero paródico y corrosivo en Fables Of Faubus, dedicado con afecto a Orval Faubus, gobernador racista de Arkansas. No conocemos testimonios gráficos de tan singular personaje, pero el tema de Mingus tiene una fuerza descriptiva portentosa, retratando a un ser profundamente repugnante y ridículo.


Por último resaltemos dos hechos más: la presencia de un batería excelso como Dannie Richmond, el mas fiel de los Mingusianos. Y la atonalidad, un factor de decisiva importancia en posteriores obras de Mingus cuya casi total ausencia en esta grabación la configura como una de las obras más accesibles del maestro.

Un inmejorable lugar por donde empezar a amar su inmortal música.

___________________________________________


Personal: Charles Mingus (contrabajo), Booker Ervin, John Handy, Shafi Hadi (saxos), Willie Dennis, Jimmy Knepper (trombones), Horace Parlan (piano), Dannie Richmond (batería)

Temas: Better Git Hit in your Soul - Goodbye Pork Pie Hat - Boogie Stop Shuffle - Self Portrait in Three Colors - Open Letter to Duke - Bird Calls - Fables of Faubus - Pussy Cat Dues - Jelly Roll.

Grabado en Nueva York,  5-5-1959 al 12-5-1959
COLUMBIA JAZZ

Comentarios

Entradas populares de este blog

FRANCIS ALBERT SINATRA Y ANTONIO CARLOS JOBIM: CAMINOS CRUZADOS

En el año 1967 Antonio Carlos Jobim y Francis Albert Sinatra, se reúnen en un estudio de grabación de Los Angeles para escribir una de las obras maestras de la música del siglo XX. Ésta es la crónica de aquel encuentro. Es un largo artículo, inadecuado para un blog, lo sé. Pero te invito a leerlo con calma, mientras escuchas su música inmortal, tal vez en la buena compañía de una copa de Jack Daniels con hielo. Sinatra lo hubiera querido así... SUCEDEU ASSIM Corre el año 1966, cae la tarde en la playa de Ipanema, en Rio de Janeiro. En el Bar Veloso, el compositor brasileño Antonio Carlos Jobim toma una copa con algunos amigos. Desde hace algunos años, este genio carioca vive a caballo entre Estados Unidos, donde desarrolla una pujante carrera musical y su ciudad natal, Rio de Janeiro. La música de Jobim y en general la bossa nova brasileña que ha nacido apenas cinco años atrás en las playas cariocas, ha causado furor en el mundo entero. Decenas de músicos de

MILES DAVIS, LIVE AT THE PLUGGED NICKEL, 1965

Miles Davis A mediados de la década de los sesenta del pasado siglo, el trompetista Miles Davis se enfrenta a una de las grandes crisis de su turbulenta existencia, uno de esos momentos de inflexión que jalonaron su vida y su carrera y de los que siempre salió victorioso y reforzado, dispuesto a protagonizar una nueva revolución en la historia de la música. En los cincuenta fue su adicción a la heroína la casi acaba con su vida y su carrera, pero en un épico acto de voluntad, fue capaz de superar su brutal adicción por sí solo, alzándose como un líder carismático, una personalidad adorada no sólo por sus indudables méritos musicales, sino también por su controvertido carácter, su intransigencia, su desdén hacía críticos y seguidores, su indudable atractivo físico y su vestimenta a la moda. Así a lo largo de los años, fue labrando una seductora imagen de rebeldía que rayaba la hostilidad. Guapo y elegante, siempre bien vestido, airado, desdeñoso ante cualquier halago. Tal

V.S.O.P.: THE QUINTET. HERBIE HANCOCK Y EL LEGADO DE MILES DAVIS

A mediados de los años 70, muchos críticos afirmaban que el jazz había muerto. En efecto, en el año 1969, el trompetista Miles Davis, con su álbum Bitches Brew, parecía haber cerrado definitivamente la era del jazz acústico. Pero lo bien cierto es que, hasta poco antes de la grabación de este histórico álbum, Davis había conducido el jazz acústico a las más avanzadas posiciones de la vanguardia y lo había hecho con un conjunto de jóvenes músicos, que le acompañaban desde mediados de la década de los añs 60. En aquel quinteto preeléctrico se encontraban el saxofonista Wayne Shorter, el pianista Herbie Hancock, el bajista Ron Carter y el batería Tony Williams.  Músicos geniales que procuraron al conjunto de Davis el impulso innovador que precisaba en aquella convulsa época y que le condujeron, en poco tiempo, hasta las puertas del jazz-rock. Tras Bitches Brew llegó la diáspora y cada uno de los miembros de aquel grupo, siguió su carrera por separado, casi todos ellos en el á