Ir al contenido principal

LO MEJOR DEL JAZZ EN VIVO



En Jazznoend nunca hemos ocultado nuestra pasión por el Jazz en vivo, como máxima manifestación de esta sublime forma de arte que transformó el panorama musical y cultural del siglo XX. Casi desde nuestro nacimiento, hace unos veinte años, nuestra página web, mantuvo una sección fija dedicada a las mejores grabaciones del jazz en vivo. En este nuevo post, retomamos este apasionante tema y hemos seleccionado para vosotros las mejores quince grabaciones en vivo del jazz moderno. Una compleja tarea en la que hemos tenido en cuenta aquellas grabaciones consagradas, sobre las que existe un casi unánime consenso sobre su grandeza o relevancia, y otras, mas cuestionables, que derivan de nuestros particulares gustos personales. De momento, solo son quince los registros seleccionados, pero en próximos artículos, ampliaremos progresivamente esta limitada relación.



MILES DAVIS - THE COMPLETE LIVE AT THE PLUGGED NICKEL (1.965)

El potencial del segundo gran quinteto acústico de Miles Davis, el llamado quinteto pre-eléctrico, se muestra en toda su magnitud en las actuaciones del conjunto en el club Plugged Nickel de Chicago en el mes de diciembre de 1.965. El box publicado hace años por Sony y hoy tristemente descatalogado, ofrece la totalidad de las actuaciones y en ellas se revelan los nuevos senderos de libertad y abstracción que la música de Miles Davis había emprendido de la mano de sus jóvenes músicos.  Los registros nos sumergen de lleno en el ambiente del club, ruidos de vasos, conversaciones a media voz, aplausos. Todo esta aquí, mágicamente preservado. El genial Tony Williams a la batería, anuncia la buena nueva, el saxofonista Wayne Shorter, se ha incorporado al fin al conjunto que completan el pianista Herbie Hancock y el bajista Ron Carter. Y aunque los labios de Davis no se encuentran en su mejor momento, el trompetista se lanza con fiereza y entusiasmo a esos nuevos horizontes a los que le conducen sus nuevos acompañantes. Así que la actuación del conjunto de Miles Davis en el Plugged Nickel se convierte en uno de los momentos más destacados de toda la historia del jazz moderno. 




BILL EVANS TRIO – COMPLETE LIVE AT THE VILLAGE VANGUARD (1.961)

El impresionismo y el jazz se conjugan bellamente en la música de este trío de Bill Evans capturado en su actuación en el Club Village Vanguard de Nueva York en el año 1961. Al lado de Evans, el bajista Scott La Faro y el batería Paul Motian, construyen una pieza fundamental del jazz moderno. Es un concepto nuevo, algo no escuchado hasta el momento que fascina al auditorio del Village Vanguard. El bajista Scott La Faro había sembrado su semilla y nos dejaría algunos días después.



JOHN COLTRANE – THE COMPLETE VILLAGE VANGUARD RECORDINGS (1.961)

En el mes de noviembre de 1.961 y en el escenario del club Village Vanguard de Nueva York el saxofonista John Coltrane conduce el jazz hacia nuevos horizontes de libertad, mostrando planteamientos inéditos y revolucionarios, que señalarían nuevas direcciones en la evolución posterior del género e influenciarían a varias generaciones de músicos. Además de su trío, con McCoy Tyner al piano, Elvin Jones en la bateria y Jimmy Garrison o Reggie Workman, al bajo, acompaña a Coltrane en esta ocasión, el saxofonista y flautista Eric Dolphy, que también dirige su música hacia una definitiva liberación de las ataduras del hard bop tradicional.



ARNE DOMNERUS - JAZZ AT THE PAWNSHOP - (1976)

Desde su publicación en la década de los '70 del pasado siglo, las míticas grabaciones del saxofonista Arne Domnérus en el Club Stampen de Estocolmo, han sido consideradas un hito en el panorama del jazz grabado. Para muchos la mejor grabación en vivo de la historia. Para otros un registro sobrevalorado. Mas allá de la indudable calidad de sus intérpretes, estas grabaciones registradas en el mes de diciembre de 1976, por el ingeniero Gert Palmcrantz, han sido ensalzadas por su extraordinaria calidad técnica y por su capacidad de sumergir al oyente en el microcosmos de un club de jazz, con todos sus elementos periféricos, la audible presencia del publico, el ruido de la caja registradora... y todo ello bajo la irresistible influencia de la música improvisada.



WES MONTGOMERY - COMPLETE LIVE IN PARIS 1965

Cuando la crítica americana reprochaba con acritud la deriva comercial que había adoptado la carrera del guitarrista Wes Montgomery, éste reivindica en Paris en 1965, su papel como número uno indiscutible de la guitarra de jazz. Junto con una rítmica formidable liderada por el pianista Wynton Kelly, que acompañó al propio Miles Davis durante años y como invitado de lujo, uno de los grandes exiliados del Jazz americano, el saxofonista Johnny Griffin. La música es incomparable, la calidad de sonido, sorprendente.



LEE MORGAN – LIVE AT THE LIGHTHOUSE (1.970)

Esta grabación de 1970, nos muestra el rumbo que seguía la música de Morgan un par de años antes de fallecer tiroteado por una novia despechada. Pero no hay que olvidar que ésta puede ser también la mejor grabación del saxofonista Bennie Maupin que nunca llegó a entregarnos lo que aquí prometía. Algunos de los registros como el del tema "Peyote" del propio Maupin, nos descubren al trompetista a años luz de las grabaciones Blue Note que le hicieron famoso a principios de los años 60. Música apasionante de la que también podemos disfrutar en un registro radiofónico efectuado algunos días antes en el Both / And Club de San Francisco.



PHIL WOODS - THE PHIL WOODS SIX LIVE FROM THE SHOWBOAT (1.976)

En la fecha de esta grabación, Woods lideraba uno de los grandes conjuntos estables de su carrera con el pianista Mike Melillo, el bajista Steve Gilmore, el batería Bill Goodwin y el guitarrista Harry Leahey, con los que registraría algunos grandes álbumes en estudio tales como Song for Sisyphus y Birds of a Feather. En este registro en directo, escuchamos al grupo en su mejor momento, recorriendo un variadísimo repertorio de baladas, tempos latinos, temas bopper y standards, en los que el saxofonista da rienda suelta a un incontenible caudal de técnica y creatividad portentosas.




DEXTER GORDON - HOMECOMING (1.976)

Emocionante reencuentro del saxofonista Dexter Gordon con el público americano en el escenario del club Village Vanguard de Nueva York en el año 1976. De la mano de la discográfica Columbia, Gordon regresaba por la puerta grande al panorama musical norteamericano, tras quince años de exilio en Europa. Y respaldando este historico reencuentro, un grupo progresivo liderado por el trompetista Woody Shaw, con Ronnie Mathews al piano, Stafford James al bajo y nada menos que el gran Louis Hayes a la batería. El éxito, que este doble álbum refleja vívidamente, es abrumador, poniendo así en tela de juicio, y en palabras del crítico Bob Blumenthal, la afirmación de que no hay segundos actos en la vida de los americanos.



FREDDIE HUBARD - LIVE AT THE NORTHSEA FESTIVAL (1.980) - ROLLIN' (1.981)

Tras los enormes éxitos comerciales cosechados con sus grabaciones para las discográficas CTI y Columbia en los años setenta, el trompetista Freddie Hubbard regresó a fórmulas jazzísticas mas tradicionales y puras. En estos dos conciertos grabados en Europa durante los años 1.980, y 1.981, Hubbard se presenta con un conjunto de jóvenes músicos, recorriendo un repertorio compuesto fundamentalmente por originales del propio Hubbard, grandes éxitos del pasado, que le consagraron no solo como uno de los mejores y mas influyentes trompetistas del jazz moderno, sino como un prolífico y eficaz compositor de temas tan atractivos y originales como Up Jumped Spring, Cascais, One of a Kind o Red Clay. Ambos conciertos son obras maestras, por los siempre espectaculares solos del Hubbard, por la impactante rítmica que le acompaña y por la presencia del genial saxofonista Dave Schnitter, que se dio a conocer el los Jazz Messengers de Art Blakey y que es, hoy en día, un músico tristemente subestimado, cuyo genio Jazznoend, nunca se cansará de reivindicar.



V.S.O.P. - TEMPEST IN THE COLOSSEUM (1.977)

La tempestad estalla sobre Tokyo el 23 de julio de 1977. Los truenos surgen de la trompeta estratosférica de Freddie Hubbard y del saxo de Wayne Shorter bajo la batuta del pianista Herbie Hancock y con una implacable rítmica a cargo de bajista Ron Carter y del genial batería Tony Williams. Hay sobradas razones para el delirante entusiasmo del público japonés. El jazz acústico regresaba a lo grande después de los difíciles momentos vividos en la primera mitad de los años 70. Los integrantes del segundo gran quinteto del trompetista Miles Davis, eran sus valedores. Sólo faltaba el propio Davis, pero ahí estaba Freddie Hubbard dispuesto a demostrar que él no era Miles Davis, sino una de las voces más destacadas y personales de jazz moderno.



OSCAR PETERSON - EXCLUSIVELY FOR MY FRIENDS

Esta es una de las grabaciones más singulares de la historia del jazz en vivo y la más singular de la carrera de Oscar Peterson. Comenzando en 1963, se efectuaron a lo largo de varios años, en la mansión privada del industrial Hans Georg Brunner-Schwer, quien años después sería el fundador de la discográfica MPS, en la ciudad de Villingen, en el corazón de la Selva Negra, alemana. Durante aquellas íntimas sesiones anuales y ante un auditorio integrado por familiares y amigos del productor, Peterson, dejó de lado sus frecuentes exhibiciones atléticas  y ofreció su aspecto mas relajado y amable.



STAN GETZ - KENNY BARRON - PEOPLE TIME (1991)

En el año 1991, el saxofonista Stan Getz, si disponía a decir adiós. No pudo encontrar  mejor lugar que el club Montmartre de Copenague, testigo de tantas noches inolvidables, para despedirse de sus fervientes admiradores. En compañía del pianista Kenny Barron, exprime hasta el fin el fruto de su creatividad, de su técnica y de su increible sensibilidad.



CHET BAKER - IN TOKYO (1.987) 

Chet Baker fue uno de los grandes poetas del jazz. Inconstante y frágil, capaz de lo peor y de lo mejor. El concierto se produce en el mes de junio de 1.987 en Tokyo, cuando se aproximaba la caída del telón de su vida. En Japón, la amabilidad y devoción del público nipón y el momentáneo abandono de todas aquellas sustancias que arruinaron su vida,  nos permiten disfrutar de un Baker en inmejorable forma, animado, bienhumorado, en una suerte de sorprendente y pasajera resurrección.  Como es sabido, en el mes de mayo del año siguiente Baker moría al caer desde la ventana de la habitación de su hotel en Amsterdam, en circunstancias nunca aclaradas, pero sin duda menos novelescas de lo que los morbosos aficionados a la mitología del jazz siempre hemos imaginado.




CHARLES TOLLIVER - LIVE IN TOKYO (1973)

Charles Tolliver es uno de los trompetistas mas infravalorados del Jazz moderno, aún cuando su técnica y creatividad no tenga nada que envidiar a otros grandes maestros del género como Freddie Hubbard o Woody Shaw.  En el año 1973 y ante el público nipón, Tolliver exhibe su planteamiento musical progresivo pero no rupturista,  profundamente influenciado por la música de su "segundo padre" John Coltrane. Un álbum indispensable para todo amante de la trompeta hard bop. 



WOODY SHAW - STEPPIN STONES (1979)

Woody Shaw, llevó la trompeta modal a unos límites que nadie había alcanzado hasta entonces y a los que nadie ha regresado después. Partiendo de Freddie Hubbard como una de sus principales influencias, y a pesar de su formidable técnica, huyó de los excesos atléticos de aquél y confirió a su música una profundidad y una trascendencia de clara inspiración coltraniana,  de la que dan fe grabaciones clásicas como The Moontrane, Little Red's Fantasy o Rosewood, registradas todas ellas en estudio. Este concierto grabado en el Club Village Vanguard en el año 1979 constituye sin duda lo mejor de su producción discográfica para Columbia, mostrando al trompetista en el más brillante momento de su carrera como compositor e intérprete. 






Comentarios

Entradas populares de este blog

FRANCIS ALBERT SINATRA Y ANTONIO CARLOS JOBIM: CAMINOS CRUZADOS

En el año 1967 Antonio Carlos Jobim y Francis Albert Sinatra, se reúnen en un estudio de grabación de Los Angeles para escribir una de las obras maestras de la música del siglo XX. Ésta es la crónica de aquel encuentro. Es un largo artículo, inadecuado para un blog, lo sé. Pero te invito a leerlo con calma, mientras escuchas su música inmortal, tal vez en la buena compañía de una copa de Jack Daniels con hielo. Sinatra lo hubiera querido así... SUCEDEU ASSIM Corre el año 1966, cae la tarde en la playa de Ipanema, en Rio de Janeiro. En el Bar Veloso, el compositor brasileño Antonio Carlos Jobim toma una copa con algunos amigos. Desde hace algunos años, este genio carioca vive a caballo entre Estados Unidos, donde desarrolla una pujante carrera musical y su ciudad natal, Rio de Janeiro. La música de Jobim y en general la bossa nova brasileña que ha nacido apenas cinco años atrás en las playas cariocas, ha causado furor en el mundo entero. Decenas de músicos de

MILES DAVIS, LIVE AT THE PLUGGED NICKEL, 1965

Miles Davis A mediados de la década de los sesenta del pasado siglo, el trompetista Miles Davis se enfrenta a una de las grandes crisis de su turbulenta existencia, uno de esos momentos de inflexión que jalonaron su vida y su carrera y de los que siempre salió victorioso y reforzado, dispuesto a protagonizar una nueva revolución en la historia de la música. En los cincuenta fue su adicción a la heroína la casi acaba con su vida y su carrera, pero en un épico acto de voluntad, fue capaz de superar su brutal adicción por sí solo, alzándose como un líder carismático, una personalidad adorada no sólo por sus indudables méritos musicales, sino también por su controvertido carácter, su intransigencia, su desdén hacía críticos y seguidores, su indudable atractivo físico y su vestimenta a la moda. Así a lo largo de los años, fue labrando una seductora imagen de rebeldía que rayaba la hostilidad. Guapo y elegante, siempre bien vestido, airado, desdeñoso ante cualquier halago. Tal

V.S.O.P.: THE QUINTET. HERBIE HANCOCK Y EL LEGADO DE MILES DAVIS

A mediados de los años 70, muchos críticos afirmaban que el jazz había muerto. En efecto, en el año 1969, el trompetista Miles Davis, con su álbum Bitches Brew, parecía haber cerrado definitivamente la era del jazz acústico. Pero lo bien cierto es que, hasta poco antes de la grabación de este histórico álbum, Davis había conducido el jazz acústico a las más avanzadas posiciones de la vanguardia y lo había hecho con un conjunto de jóvenes músicos, que le acompañaban desde mediados de la década de los añs 60. En aquel quinteto preeléctrico se encontraban el saxofonista Wayne Shorter, el pianista Herbie Hancock, el bajista Ron Carter y el batería Tony Williams.  Músicos geniales que procuraron al conjunto de Davis el impulso innovador que precisaba en aquella convulsa época y que le condujeron, en poco tiempo, hasta las puertas del jazz-rock. Tras Bitches Brew llegó la diáspora y cada uno de los miembros de aquel grupo, siguió su carrera por separado, casi todos ellos en el á