Ir al contenido principal

ADIOS A MARK MURPHY


Hace algunas semanas fallecía el cantante Mark Murphy en una residencia de artistas de Englewood. Olvidado por muchos y un desconocido para otros tantos, es por ello el momento de recordar algunas de las palabras que dedicábamos a este gran artista, en nuestro blog, hace ya algunos años, en el que situábamos a Murphy como un heredero directo de Jon Hendricks, uno de los padres del vocalese, un complejo estilo consistente en cantar con letra, los solos instrumentales de otros artistas. Sin duda, Mark Murphy fue uno de los pocos vocalistas de su generación y tal vez el único verdadero vocalista del jazz contemporáneo, excepción hecha de su discípulo y sucesor Kurt Elling o del gran Al Jarreau, aunque éste ha navegado más por las aguas de la música pop, del soul o del rythm and blues. 


Pero Murphy fue algo más que un cantante, era un contador de historias, un poeta, un actor, un crooner... Maestro de la balada, del vocalese e incluso del spoken word. Un hijo de la generación beat. El último hipster, se le ha llamado, y de hecho ha cantado en dos ocasiones a Jack Kerouak, en reconocimiento a la profunda influencia que el escritor ejerció sobre él. En el ámbito del vocalese, nos ha dejado clásicos eternos como su versión cantada del tema de Oliver Nelson, "Stolen Moments" o del "Red Clay" de Hubbard.


En su carrera, exploró el mundo de los standards, de los temas del be-bop y también del hard bop, el jazz modal, la música brasileña y en general, todas las manifestaciones del jazz contemporáneo, atreviéndose con temas de Oliver Nelson, de Pat Metheny, Herbie Hancock, Freddie Hubbard, Eliane Elias o Ivan Lins, poniendo letra a muchas de las composiciones de estos artistas. 


El conjunto de sus grabaciones para la discográfica Muse en las décadas de los 70, 80 y 90 del pasado siglo, hoy todas ellas descatalogadas, son un tesoro artístico, tristemente perdido, que confiamos en recuperar algún día.

Sus álbumes "Love Is What Stays" y "Once For Every Heart", con el trompetista alemán Till Brönner, son una muestra tardía de ese estilo, intenso, dramático y profundamente emocional que caracterizó a este singular e irrepetible artista.

Nos despedimos con uno de esos maravillosos videos del canal de Youtube de nuestros hermanos de Clube Bossa Nova. "El amor es lo que queda..."

Comentarios

Entradas populares de este blog

FRANCIS ALBERT SINATRA Y ANTONIO CARLOS JOBIM: CAMINOS CRUZADOS

En el año 1967 Antonio Carlos Jobim y Francis Albert Sinatra, se reúnen en un estudio de grabación de Los Angeles para escribir una de las obras maestras de la música del siglo XX. Ésta es la crónica de aquel encuentro. Es un largo artículo, inadecuado para un blog, lo sé. Pero te invito a leerlo con calma, mientras escuchas su música inmortal, tal vez en la buena compañía de una copa de Jack Daniels con hielo. Sinatra lo hubiera querido así... SUCEDEU ASSIM Corre el año 1966, cae la tarde en la playa de Ipanema, en Rio de Janeiro. En el Bar Veloso, el compositor brasileño Antonio Carlos Jobim toma una copa con algunos amigos. Desde hace algunos años, este genio carioca vive a caballo entre Estados Unidos, donde desarrolla una pujante carrera musical y su ciudad natal, Rio de Janeiro. La música de Jobim y en general la bossa nova brasileña que ha nacido apenas cinco años atrás en las playas cariocas, ha causado furor en el mundo entero. Decenas de músicos de

MILES DAVIS, LIVE AT THE PLUGGED NICKEL, 1965

Miles Davis A mediados de la década de los sesenta del pasado siglo, el trompetista Miles Davis se enfrenta a una de las grandes crisis de su turbulenta existencia, uno de esos momentos de inflexión que jalonaron su vida y su carrera y de los que siempre salió victorioso y reforzado, dispuesto a protagonizar una nueva revolución en la historia de la música. En los cincuenta fue su adicción a la heroína la casi acaba con su vida y su carrera, pero en un épico acto de voluntad, fue capaz de superar su brutal adicción por sí solo, alzándose como un líder carismático, una personalidad adorada no sólo por sus indudables méritos musicales, sino también por su controvertido carácter, su intransigencia, su desdén hacía críticos y seguidores, su indudable atractivo físico y su vestimenta a la moda. Así a lo largo de los años, fue labrando una seductora imagen de rebeldía que rayaba la hostilidad. Guapo y elegante, siempre bien vestido, airado, desdeñoso ante cualquier halago. Tal

V.S.O.P.: THE QUINTET. HERBIE HANCOCK Y EL LEGADO DE MILES DAVIS

A mediados de los años 70, muchos críticos afirmaban que el jazz había muerto. En efecto, en el año 1969, el trompetista Miles Davis, con su álbum Bitches Brew, parecía haber cerrado definitivamente la era del jazz acústico. Pero lo bien cierto es que, hasta poco antes de la grabación de este histórico álbum, Davis había conducido el jazz acústico a las más avanzadas posiciones de la vanguardia y lo había hecho con un conjunto de jóvenes músicos, que le acompañaban desde mediados de la década de los añs 60. En aquel quinteto preeléctrico se encontraban el saxofonista Wayne Shorter, el pianista Herbie Hancock, el bajista Ron Carter y el batería Tony Williams.  Músicos geniales que procuraron al conjunto de Davis el impulso innovador que precisaba en aquella convulsa época y que le condujeron, en poco tiempo, hasta las puertas del jazz-rock. Tras Bitches Brew llegó la diáspora y cada uno de los miembros de aquel grupo, siguió su carrera por separado, casi todos ellos en el á