Ir al contenido principal

JAZZ NO END: UNA DECLARACIÓN DE INTENCIONES


Hace unos quince años nacía la web jazznoend.com. Bueno, entonces el nombre era un poco mas largo porque nos veíamos obligados a usar servidores gratuitos con servicios a menudo nefastos, pero pronto nos pudimos permitir adquirir nuestro propio dominio y un alojamiento respetable, como corresponde a honrados padres de familia.

Así, nuestra página web fue creciendo, de forma más bien caótica, basada en un solo principio: hablaros de todos aquellos músicos y grabaciones que nos gustaban sin supeditarnos a criterios de moda o novedad, de popularidad o conveniencia. Para nosotros nunca fue importante manteneros al día de las novedades del mercado discográfico o de los jóvenes talentos que las protagonizan, porque aunque respetuosos con el trabajo de los nuevos artistas que mantienen viva la llama del jazz, y a los que seguimos con interés y atención, siempre hemos creído que el “Gran Jazz”, el que hizo internacionalmente conocido el nombre de este estilo, ya se ha hecho. Su tiempo ha pasado. Pero no por ello debe ser olvidado, como no se olvida la obra de Chopin o de Juan Sebastián Bach. Muy al contrario, consideramos que debe reivindicarse permanentemente la vida y obra de estos personajes míticos que crearon un estilo y una forma de vida, que ha marcado a generaciones de otros músicos y ha arrastrado a millones de devotos aficionados en el mundo entero durante casi un siglo. Su dimensión y atractivo es tal que se ha irradiado con intensidad a todas las otras formas del arte: la pintura, la literatura o el cine. Sin duda puede afirmarse, desde una perspectiva artística, que el siglo XX no hubiera sido lo que fue, sin la existencia del jazz.

Pero, por desgracia, en los últimos años, nuestras responsabilidades familiares y laborales y, por que no decirlo, también nuestra irremediable pereza, nos ha conducido a un progresivo abandono de la página, que se actualiza en la actualidad con muy poca frecuencia. Por ello, y con el fin de mantener viva nuestra actividad internaútica de una forma mas sencilla y ágil, nace hoy el blog Jazz No End, en el que, bajo los mismos criterios siempre mantenidos en nuestra página, os ofreceremos antiguas y nuevas reseñas, y como siempre, no solo del jazz mas puro o tradicional, sino también de variantes nacidas del mestizaje con otras músicas, como el rock o la música brasileña.

Muchas otros sitios de Internet os mantendrán al día de las últimas novedades y acontecimientos de este mundo del jazz, aún vivo y pujante. Jazz No End, sin olvidar el presente, pretende mantener un fondo bibliográfico de reseñas que se centran en aquellos discos y músicos que protagonizan la leyenda del jazz, relatada bajo el tamiz de nuestra opinión y de nuestros gustos personales.

Aquí os esperamos partir de ahora. Contamos desde hoy con vuestras visitas y opiniones en el blog de Jazz No End.


Comentarios

Entradas populares de este blog

FRANCIS ALBERT SINATRA Y ANTONIO CARLOS JOBIM: CAMINOS CRUZADOS

En el año 1967 Antonio Carlos Jobim y Francis Albert Sinatra, se reúnen en un estudio de grabación de Los Angeles para escribir una de las obras maestras de la música del siglo XX. Ésta es la crónica de aquel encuentro. Es un largo artículo, inadecuado para un blog, lo sé. Pero te invito a leerlo con calma, mientras escuchas su música inmortal, tal vez en la buena compañía de una copa de Jack Daniels con hielo. Sinatra lo hubiera querido así... SUCEDEU ASSIM Corre el año 1966, cae la tarde en la playa de Ipanema, en Rio de Janeiro. En el Bar Veloso, el compositor brasileño Antonio Carlos Jobim toma una copa con algunos amigos. Desde hace algunos años, este genio carioca vive a caballo entre Estados Unidos, donde desarrolla una pujante carrera musical y su ciudad natal, Rio de Janeiro. La música de Jobim y en general la bossa nova brasileña que ha nacido apenas cinco años atrás en las playas cariocas, ha causado furor en el mundo entero. Decenas de músicos de

MILES DAVIS, LIVE AT THE PLUGGED NICKEL, 1965

Miles Davis A mediados de la década de los sesenta del pasado siglo, el trompetista Miles Davis se enfrenta a una de las grandes crisis de su turbulenta existencia, uno de esos momentos de inflexión que jalonaron su vida y su carrera y de los que siempre salió victorioso y reforzado, dispuesto a protagonizar una nueva revolución en la historia de la música. En los cincuenta fue su adicción a la heroína la casi acaba con su vida y su carrera, pero en un épico acto de voluntad, fue capaz de superar su brutal adicción por sí solo, alzándose como un líder carismático, una personalidad adorada no sólo por sus indudables méritos musicales, sino también por su controvertido carácter, su intransigencia, su desdén hacía críticos y seguidores, su indudable atractivo físico y su vestimenta a la moda. Así a lo largo de los años, fue labrando una seductora imagen de rebeldía que rayaba la hostilidad. Guapo y elegante, siempre bien vestido, airado, desdeñoso ante cualquier halago. Tal

V.S.O.P.: THE QUINTET. HERBIE HANCOCK Y EL LEGADO DE MILES DAVIS

A mediados de los años 70, muchos críticos afirmaban que el jazz había muerto. En efecto, en el año 1969, el trompetista Miles Davis, con su álbum Bitches Brew, parecía haber cerrado definitivamente la era del jazz acústico. Pero lo bien cierto es que, hasta poco antes de la grabación de este histórico álbum, Davis había conducido el jazz acústico a las más avanzadas posiciones de la vanguardia y lo había hecho con un conjunto de jóvenes músicos, que le acompañaban desde mediados de la década de los añs 60. En aquel quinteto preeléctrico se encontraban el saxofonista Wayne Shorter, el pianista Herbie Hancock, el bajista Ron Carter y el batería Tony Williams.  Músicos geniales que procuraron al conjunto de Davis el impulso innovador que precisaba en aquella convulsa época y que le condujeron, en poco tiempo, hasta las puertas del jazz-rock. Tras Bitches Brew llegó la diáspora y cada uno de los miembros de aquel grupo, siguió su carrera por separado, casi todos ellos en el á