Ir al contenido principal

CHARLES MINGUS: AH UM



Charles Mingus está en el punto de mira de Radio Jazznoend. Su música compleja, osada y comprometida, siempre nos ha fascinado. Y tal vez las portentosas cualidades de Mingus como compositor y arreglista, encontraron su máxima expresión en el álbum Ah Um, Un sorprendente collage musical, un viaje cargado de swing que nos lleva desde los mismísimos albores de esta música que llamamos jazz, hasta un futuro que, aún hoy en día, ningún otro músico ha alcanzado. De toda esta música y mucho más, podréis disfrutar en nuestro próximo programa, pero, para ir haciendo boca, recuperamos hoy la reseña que de este seminal registro, escribió hace años nuestro buen amigo Coltrane...

________________________________________


Un muy buen año para Charles Mingus y para todos sus seguidores. En 1959 grabó otras dos obras maestras como "Blues And Roots" (para Atlantic) y "Mingus Dinasty", también para Columbia.  En este disco, generalmente considerado como su obra mas equilibrada y perfecta, Mingus utiliza como instrumento para la exposición de sus teorías musicales un plantel excepcional de músicos, todos ellos fieles seguidores de su particular religión.

Lo primero que el aficionado nota en esta y otras grabaciones clásicas del Mingus de los 50 es el férreo y probablemente dictatorial control del Mingus lider sobre el discurso musical de los miembros del grupo. Ello era necesario porque en el genio creador de Mingus ya convivían plenamente dos conceptos contrapuestos (libertad y control) que proporcionaban a su música ese aliento puramente jazzístico pero de una perfección formal inmaculada y cristalina. Por este método Mingus extrae lo mejor de los músicos de la sesión. Nunca Horace Parlan ha tocado tan bien, tan en su sitio, dotando a los distintos temas de una base armónica tan sutil como efectiva. Tanto Booker Ervin ( Goodbye Pork Pie Hat) como John Handy ( Open Letter to Duke) proporcionan los mejores solos de su competente historial en los espacios que los arreglos de Mingus dejan a la necesaria improvisación de los instrumentos solistas. Por su parte, Shafi Hadi evoca eficazmente a Parker en Bird Calls, y los trombonistas Dennis y Knepper ejercen una función eminentemente contrapuntística pero sin perder protagonismo como lo demuestran en Jelly Roll, proporcionando esas referencias al jazz antiguo tan necesarias en un homenaje al pianista de ragtime J.R. Morton.
Hablando de homenajes, en este disco todo lo es. Aparte del mencionado Morton, tenemos a Ellington y Johnny Hodges en Open Letter to Duke, Parker y el be-bop en Bird Calls, Lester Young en Goodbye Pork Pie Hat y, por que no, Mingus en Self Portrait in Three Colors. También homenaje pero paródico y corrosivo en Fables Of Faubus, dedicado con afecto a Orval Faubus, gobernador racista de Arkansas. No conocemos testimonios gráficos de tan singular personaje, pero el tema de Mingus tiene una fuerza descriptiva portentosa, retratando a un ser profundamente repugnante y ridículo.


Por último resaltemos dos hechos más: la presencia de un batería excelso como Dannie Richmond, el mas fiel de los Mingusianos. Y la atonalidad, un factor de decisiva importancia en posteriores obras de Mingus cuya casi total ausencia en esta grabación la configura como una de las obras más accesibles del maestro.

Un inmejorable lugar por donde empezar a amar su inmortal música.

___________________________________________


Personal: Charles Mingus (contrabajo), Booker Ervin, John Handy, Shafi Hadi (saxos), Willie Dennis, Jimmy Knepper (trombones), Horace Parlan (piano), Dannie Richmond (batería)

Temas: Better Git Hit in your Soul - Goodbye Pork Pie Hat - Boogie Stop Shuffle - Self Portrait in Three Colors - Open Letter to Duke - Bird Calls - Fables of Faubus - Pussy Cat Dues - Jelly Roll.

Grabado en Nueva York,  5-5-1959 al 12-5-1959
COLUMBIA JAZZ

Comentarios

Entradas populares de este blog

MILES DAVIS, LIVE AT THE PLUGGED NICKEL, 1965

Miles Davis
A mediados de la década de los sesenta del pasado siglo, el trompetista Miles Davis se enfrenta a una de las grandes crisis de su turbulenta existencia, uno de esos momentos de inflexión que jalonaron su vida y su carrera y de los que siempre salió victorioso y reforzado, dispuesto a protagonizar una nueva revolución en la historia de la música.
En los cincuenta fue su adicción a la heroína la casi acaba con su vida y su carrera, pero en un épico acto de voluntad, fue capaz de superar su brutal adicción por sí solo, alzándose como un líder carismático, una personalidad adorada no sólo por sus indudables méritos musicales, sino también por su controvertido carácter, su intransigencia, su desdén hacía críticos y seguidores, su indudable atractivo físico y su vestimenta a la moda. Así a lo largo de los años, fue labrando una seductora imagen de rebeldía que rayaba la hostilidad. Guapo y elegante, siempre bien vestido, airado, desdeñoso ante cualquier halago. Tal vez sea mejo…

BILLIE HOLIDAY: EL OCASO DE LADY DAY

Los estudios de Radio Jazznoend se visten de gala para recibir a esa gran dama del Jazz que fue Billie Holiday o Lady Day como le bautizó su gran amigo, el saxo tenor Lester Young
Billie Holiday uno de los grandes mitos de la gran era jazzística. Una leyenda construida a partes iguales sobre sus excepcionales cualidades artísticas, sobre su exquisito arte vocal, como sobre los aspectos más morbosos de su desgraciada existencia: Sus turbulentas relaciones amorosas y sobre todo sus brutales adicciones al alcohol y a las drogas que, a la postre, acabarían con su vida a la temprana edad de 44 años. 

Nuestro nuevo programa está dedicada a la etapa crepuscular de la vida y la carrera de Lady Day y para ello, viajaremos al pasado para escuchar algunas de sus grandes registros discográficos de aquella época, desde el año 1952, cuando comienza su contrato para la discográfica de Norman GranzVerve, hasta el año 1958, cuando graba ese legendario registro para Columbia records, que lleva por…

ANTONIO CARLOS JOBIM: THE MAN FROM IPANEMA

Puede resultar extraño o extemporáneo, hablar ahora de este box que vio la luz a mediados de los años noventa, poco después de la muerte de Tom Jobim. Tal vez el único motivo, es que esta mañana lo vi en la estantería de los compactos y me decidí a cogerlo entre mis manos, después de tanto tiempo sin haberle prestado ninguna atención. 

Y después de hojear su libreto y escuchar alguno de sus discos, pensé que la música es algo más que algunos miles de archivos mp3 acumulados en un disco duro. Es también la forma en la que llega a nosotros, su envoltorio, las portadas, los artículos y las entrevistas. todo aquello que envuelve y viste a la música pura y la hace más atractiva y deseable. 
The Man Of Ipanema es precisamente un ejemplo de ello. Una producción exquisita de la edad de oro del disco compacto, cuando las compañías competían en ofrecer los diseños más originales y vanguardistas. Cuando cada nueva caja era un artículo de coleccionista, una manifestación artística en si misma. Ve…